Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
09 junio 2014Campus Bilbao

Ana Estévez y Maider Pujana analizan las claves de la evaluación psicológica

Para comprender a la persona que asiste a su consulta, para realizar un diagnóstico o para constatar si un tratamiento está obteniendo los resultados que se buscaban, la evaluación psicológica es esencial en la labor desarrollada por los profesionales de esta especialidad.

Aunque el ámbito puramente sanitario sea el primero que nos venga a la cabeza al hablar de este concepto, hay muchos otros entornos -escolar, familiar, judicial- en los que la Psicología se basa fundamentalmente en la evaluación para llevar a cabo su cometido.

En Ebaluazio psikologikoa, Ana Estévez y Maider Pujana aportan a los profesionales de todos estos campos una serie de instrucciones, reflexiones y consejos que les serán muy útiles en su día a día.

Así mismo, este trabajo también recoge cómo ha sido la evolución, incluso en la definición, de este concepto desde su nacimiento, que podemos situar a finales del siglo XIX y principios del XX, decantándose las autoras por señalar que la evaluación psicológica es ''un proceso sistemático dirigido a tomar decisiones, en el cual se usan distintos métodos, técnicas y fuentes para recopilar, examinar, integrar y valorar múltiple información sobre una persona, colectivo o entidad, con el objetivo de comprender, adivinar, explicar o variar su comportamiento y contexto, promoviendo, en última instancia, el bienestar de las personas implicadas''.

Este nuevo trabajo, además, se centra en exponer y explicar, a partir de la observación y la consulta, las distintas técnicas de evaluación -psicométricas, proyectivas, subjetivas, objetivas- así como en disponer una serie de pautas para garantizar la ética a lo largo de este proceso, así como las líneas maestras que deberían guiar el informe final.