Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar

Psicología de la Intervención Social + Psicoterapia Sistémico-Relacional

Programa

  • Créditos: 150 ECTS (a cursar 132) 
  • Tipo de enseñanza: Presencial
  • Calendario general: Septiembre 2017 – Junio 2019
  • Lugar de impartición: Universidad de Deusto, Campus de Bilbao
  • Centro al que pertenece: Facultad de Psicología y Educación
  • Horario: 4 días entre semana de 16h a 20h y 2 viernes al mes de 9h a 13h y de 15h a 17h. Ocasionalmente algún sábado.
  • Idioma: Castellano    
  • Número de plazas: 
  • Titulación: Máster Universitario en Psicología de la Intervención Social + Máster Universitario en Psicoterapia Sistémico-Relacional. 

Metodología

Modelo de Enseñanza-Aprendizaje adoptado

La Universidad de Deusto viene trabajando desde el año 2001 en un Modelo de Aprendizaje Autónomo y Significativo que constituye la base de su Modelo de Formación.

El MAUD (Modelo de Aprendizaje de la Universidad de Deusto) consta de cinco fases:

MAUD
Contexto Experiencial Parte de la idea de que el aprendizaje se origina en una persona concreta desde sus concepciones previas o preconcepciones, ideas, experiencias; es decir, en su contexto personal, académico, y en su propio entorno social. Este primer paso trata de situar al estudiante ante el tema o cuestión a desarrollar. Por lo tanto, en esta etapa lo que interesa es motivar al estudiante a través de su experiencia y contexto, para que consiga una primera idea global del tema.
Observación Reflexiva El propósito de esta fase es que la persona que aprende se haga preguntas, se cuestione, ya que no puede haber aprendizaje significativo si uno no se pregunta e interroga sobre ello.
Conceptualización El siguiente paso importante es conocer lo más profundamente posible las posiciones teóricas sobre los temas. En este momento, se trata de acercar al estudiante a la teoría que, desde un área científica concreta, se ha venido desarrollando. Ahora bien, no se trata de aprender de memoria sino de un aprendizaje basado en el uso y aplicación de habilidades cognitivas tales como la comprensión, el pensamiento analítico‐sintético, el juicio crítico, el pensamiento divergente, que permita un aprendizaje integrado y significativo.
Experimentación Activa Esta cuarta fase del aprendizaje se refiere a la vinculación teoría‐práctica. Se incluye en esta fase cualquier actividad que favorezca el desarrollo de las habilidades y destrezas de los/las estudiantes en la aplicación de conceptos, teorías o modelos con la finalidad de un mayor afianzamiento de las mismas, con un propósito de resolución de problemas, o con la finalidad de un diseño o implementación de un modelo o estrategia.
Evaluación La evaluación puede y ha de entenderse de diferentes formas. Así es importante hacer pensar a cada persona, enfrentarla con lo que aprende formal e informalmente y vincularlo a sí misma como totalidad. Además, la evaluación tiene un carácter formativo, es decir, la consideración del feedback como elemento clave para el progreso o avance del estudiante. Y también, la evaluación en su sentido de la “rendición de cuentas” del trabajo y estudio de cada estudiante. Se trata por tanto de “dar un juicio” o valorar el rendimiento alcanzado por el estudiante, que conlleva una calificación académica y acredita un nivel de competencia alcanzado.

Programa

  • Créditos: 150 ECTS (a cursar 132) 
  • Tipo de enseñanza: Presencial
  • Calendario general: Septiembre 2017 – Junio 2019
  • Lugar de impartición: Universidad de Deusto, Campus de Bilbao
  • Centro al que pertenece: Facultad de Psicología y Educación
  • Horario: 4 días entre semana de 16h a 20h y 2 viernes al mes de 9h a 13h y de 15h a 17h. Ocasionalmente algún sábado.
  • Idioma: Castellano    
  • Número de plazas: 
  • Titulación: Máster Universitario en Psicología de la Intervención Social + Máster Universitario en Psicoterapia Sistémico-Relacional. 

Metodología

Modelo de Enseñanza-Aprendizaje adoptado

La Universidad de Deusto viene trabajando desde el año 2001 en un Modelo de Aprendizaje Autónomo y Significativo que constituye la base de su Modelo de Formación.

El MAUD (Modelo de Aprendizaje de la Universidad de Deusto) consta de cinco fases:

MAUD
Contexto Experiencial Parte de la idea de que el aprendizaje se origina en una persona concreta desde sus concepciones previas o preconcepciones, ideas, experiencias; es decir, en su contexto personal, académico, y en su propio entorno social. Este primer paso trata de situar al estudiante ante el tema o cuestión a desarrollar. Por lo tanto, en esta etapa lo que interesa es motivar al estudiante a través de su experiencia y contexto, para que consiga una primera idea global del tema.
Observación Reflexiva El propósito de esta fase es que la persona que aprende se haga preguntas, se cuestione, ya que no puede haber aprendizaje significativo si uno no se pregunta e interroga sobre ello.
Conceptualización El siguiente paso importante es conocer lo más profundamente posible las posiciones teóricas sobre los temas. En este momento, se trata de acercar al estudiante a la teoría que, desde un área científica concreta, se ha venido desarrollando. Ahora bien, no se trata de aprender de memoria sino de un aprendizaje basado en el uso y aplicación de habilidades cognitivas tales como la comprensión, el pensamiento analítico‐sintético, el juicio crítico, el pensamiento divergente, que permita un aprendizaje integrado y significativo.
Experimentación Activa Esta cuarta fase del aprendizaje se refiere a la vinculación teoría‐práctica. Se incluye en esta fase cualquier actividad que favorezca el desarrollo de las habilidades y destrezas de los/las estudiantes en la aplicación de conceptos, teorías o modelos con la finalidad de un mayor afianzamiento de las mismas, con un propósito de resolución de problemas, o con la finalidad de un diseño o implementación de un modelo o estrategia.
Evaluación La evaluación puede y ha de entenderse de diferentes formas. Así es importante hacer pensar a cada persona, enfrentarla con lo que aprende formal e informalmente y vincularlo a sí misma como totalidad. Además, la evaluación tiene un carácter formativo, es decir, la consideración del feedback como elemento clave para el progreso o avance del estudiante. Y también, la evaluación en su sentido de la “rendición de cuentas” del trabajo y estudio de cada estudiante. Se trata por tanto de “dar un juicio” o valorar el rendimiento alcanzado por el estudiante, que conlleva una calificación académica y acredita un nivel de competencia alcanzado.