This web site use private and third party cookies to optimize your navigation, suit your preferences and perform analytical tasks. By continuing browsing accept our Cookies Policy.

Accept
11 June 2015

Biocruces lidera junto a la Universidad de Deusto un proyecto de neuroimagen en pacientes con Parkinson que ha sido galardonado por la Fundación Michael J. Fox

Un equipo de médicos y neuropsicólogos liderado por el Dr. Juan Carlos Gómez-Esteban del Grupo de Enfermedades Neurodegenerativas del Instituto de Investigaciones Biomédicas Biocruces y Natalia Ojeda del Pozo del Grupo de Trastornos Neurológicos y Psiquiátricos Severos de la Universidad de Deusto presentó un proyecto de investigación en pacientes con enfermedad de Parkinson que ha sido seleccionado para ser subvencionado por la Fundación Michael J. Fox. El objetivo de este proyecto, que se está llevando a cabo durante este año, es estudiar mediante pruebas de imagen la relación entre las alteraciones de la visión y los problemas cognitivos que sufren estos pacientes.

El actor Michael J. Fox creó en el año 2000 la Fundación de su propio nombre con el objetivo de encontrar un tratamiento para la enfermedad de Parkinson. Esta entidad sin ánimo de lucro es un referente a nivel mundial para la financiación de la investigación en enfermedad de Parkinson. El estudio ha sido también subvencionado a nivel estatal por el Instituto de Investigación Carlos III.

Entre los pacientes que estudiará el equipo del Dr. Gómez-Estéban y la Dra. Natalia Ojeda se encuentra un grupo de portadores de la mutación E46K del gen de la alfa-sinucleína, una alteración genética única a nivel mundial que induce una forma agresiva de enfermedad de Parkinson con importantes síntomas visuales y cognitivos y que fue descrita por primera vez en una familia vasca en el año 2004 por el Dr. Juan José Zarranz, Jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Cruces, y el Dr. Juan Carlos Gómez-Estéban. En el proyecto, que cuenta con la colaboración de los socios de la Asociación de Parkinson de Bizkaia (ASPARBI), se estudiarán también pacientes con enfermedad de Parkinson no familiar (no genética) y controles sanos.

Los síntomas visuales son comunes a lo largo del curso de la enfermedad de Parkinson, especialmente las alucinaciones visuales y los trastornos visuo-espaciales, cuya presencia se ha asociado al deterioro cognitivo y al desarrollo de demencia. Gracias a las pruebas de imagen médica, incluyendo la resonancia magnética cerebral y la tomografía de coherencia óptica de la retina, es posible estudiar de forma no invasiva la relación que tienen los síntomas visuales y cognitivos con las alteraciones de la retina y del cerebro de los pacientes con Parkinson. De hecho, la retina se considera hoy en día una ventana al cerebro, ya que las alteraciones en la misma observadas en la enfermedad de Parkinson y en otras enfermedades neurológicas como la Esclerosis Múltiple y la enfermedad de Alzheimer, guardan mucha relación con los cambios que estas enfermedades inducen en el cerebro. Por todo ello, entre las pilares del equipo de investigación se encuentran el Dr. Iñigo Gabilondo, médico neurólogo e investigador post-doctoral especializado en el estudio por neuroimagen del sistema visual en enfermedades neurodegenerativas, y la Dra. Marta Galdós, oftalmóloga del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Cruces.

Las conclusiones del proyecto, del que ya se han recogido todos los datos y que está actualmente en fase de análisis de resultados, serán comunicadas a finales de este año en Nueva York en la conferencia anual de la Fundación Michael J. Fox.